martes, marzo 17

Análisis de Spots, Elizondo vs. Medina

Monterrey, NL.- Las pre-campañas son caóticas. A 60 días de analizar como se desdobla la estrategia de comunicación de los Candidatos a la Gobernatura de Nuevo León, Fernando Elizondo (PAN) y Rodrigo Medina (PRI), es importante hacer un corte de caja.



Por su parte, Fernando Elizondo inició con un handicap, la falta de acuerdos por parte de la cúpula Panista y la clase política tradicional de Nuevo León. Para remediar esta limitante, gran parte del esfuerzo político y mediático se centro en dar un mensaje de unidad. El spot esta bien logrado, es una producción limpia con un mensaje claro "trabajar en equipo". Ambos candidatos reflejan sencillez. Independientemente de la accidentada operación cicatriz, como pegar el brazo de una mona de porcelana, la raya se nota, lograron el objetivo.



Su rival Priísta Rodrigo Medina, gozó de un buen arranque con una maquillada "unidad partidista," en donde todos marchan al unísono del Gran Elector.

En lo que respecta a la marca icónica de cada candidato, Fernando Elizondo y su equipo lograron un punto a favor. Su corto y fácil de recordar símbolo Fe, que hace alusión al llamado espiritual que ha movido a cientos de generaciones, fue recibido por el grupo de estrategia del PRI como efectivo y muy poderoso. Fue tal la importancia que le dieron, que para contrarrestar el icono sacro-partidista decidieron crear algo similar, el resultado: Go, derivado de RodriGo. ¿Cuál era la necesidad de enmarcar la contienda Fe vs. Go? Tal decisión táctica sólo deja en claro quien es el líder y el seguidor.

Sabemos que la formula de una estrategia de comunicación que se utilizó en el pasado no significa que dará resultado nuevamente, debido al cambio de contexto y circunstancias, pero el grupo compacto del Senador con Licencia hizo caso omiso a la regla y utilizó la Fe que le dio la victoria para obtener la Senaduría.



Un desacierto que cometió el cuartel priísta en el primer spot es darle “aires de grandeza”. Paradójicamente, en lugar de resaltar lo sencillo y carismático de Rodrigo Medina a cuadro, los hacedores de imagen lo muestran como un político más en traje. Esta decisión da la lectura que están más preocupados y ocupados en sorprender al electorado, que en respetar la esencia del candidato.

La oferta de valor mediática que ofreció el PRI con la pre-campaña de Rodrigo Medina logra vender, pero difícilmente representa el cambio generacional que el Revolucionario Institucional necesita para ganar la contienda electoral. Seguramente la tregua hasta el 3 de Abril les servirá a ambos equipos para hacer un alto en elcamino y calibrar su mensaje.