domingo, agosto 10

Guerra de Narrativas

Mr. Hope/Change y Mr. Straight-Talk, como identifican a los Candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos, han dejado de ser marcas políticas para convertirse en iconos mundiales. Cada uno ha comunicado su narrativa pública con tres elementos: historia personal, carácter y trayectoria política. ¿Cuál de estos elementos hace mejor a un candidato? Cada elemento tiene su propio peso y la respuesta depende mucho del contexto de la elección, pero la historia de vida es un punto de partida muy importante. Comparto una breve reseña de la narrativa de ambos candidatos.

John McCain inicio su precampaña con el primer spot televisivo titulado 624787, haciendo énfasis en el “héroe americano” que se sacrifico por su país. Barack Obama levanto cejas al dar su discurso en la Convención Nacional Demócrata (DNC) en el 2004, al contar su historia personal, nacido de una pareja biracial en los 60’ abandonado por su padre y educado por su madre y padrastro, este hecho automáticamente lo cubre con el manto sacro del Sueño Americano. Lo anterior fue meramente azar de la vida, sin embargo, McCain tomó la decisión de enlistarse en el ejercito e ir a Vietnam, donde fue capturado como Prisionero de Guerra por más de cinco años. Una auténtica historia de honor y sacrificio por su patria. ¿Cuál es el sacrificio que Barack Obama ha hecho? Aun no se ha visto, su record no es tan vasto como el del Senador por Arizona, sin embargo, lo que diferencia a Obama es su habilidad de conectar con la gente y sumar voluntades.



Como afirma Chris Bodenner de la Revista The Atlantic, “el recrod de McCain lo hace una buena persona, pero la narrativa de Obama lo hace un mejor Candidato, particularmente por el contexto que vive EEUU—después de tres décadas de administraciones de baby boomers.”